El Arte de la Traducción



El transformador de potencia que figura en el encabezado de esta página puede parecer que pertenece a otro contexto, pero en realidad funciona como traductor, convirtiendo la electricidad de un voltaje a otro… con cierta pérdida en el proceso! La expresión “Perdido en traducción” es tan conocida que hasta se ha convertido en el título de una película. ¿Por qué la traducción no puede ser un proceso más simple y fácil?


El cerebro humano es mil veces más potente que una computadora

¿Alguna vez se ha preguntado por qué las computadoras, a pesar de su rápida ejecución y velocidad, no son muy buenas traductoras?

Recuerda "Big Blue", la computadora más potente en el mundo? Big Blue requirió años de desarrollo antes de ganarle en un juego de ajedrez a un campeón mundial. ¿Pero no son las reglas del ajedrez un poco simples? Los jugadores pueden mover sólo algunas piezas en ciertos cuadrados. Y las reglas son muy sencillas!

Ahora, imagínese a usted enfrentando a una oración para traducir: a pesar de que ciertas palabras tienen equivalentes muy conocidos en otros idiomas, la mayoría de ellos pueden ser traducidos usando una variedad de equivalentes, si no por docenas de expresiones más o menos apropiadas, de acuerdo al contexto. ¡Para traducir una palabra del español tan simple como “correr”, Termium propone no menos de 69 soluciones! El puro número de alternativas es desconcertante… y aquí es donde la computadora fracasa completamente.

Ha sido calculado, basado en la comparación entre el número de transistores en una computadora y el número de conexiones neuronales en el cerebro humano, que el cerebro tiene aproximadamente mil veces más capacidad de proceso de información que la computadora. Además, el modo de operación del cerebro es tan complejo que todavía no entendemos bien cómo funciona… difícil de imitar, se ha comprobado que el cerebro es imposible de duplicar.

O intente este pequeño experimento: si tiene acceso a un software de traducción, traduzca una frase a otro idioma, después traduzca el resultado otra vez al idioma original. ¡Repita este proceso cuatro o cinco veces y pronto se estará riendo en voz alta!


...sin embargo, la computadora sí juega un papel importante en la traducción

La computadora es indispensable para almacenar enormes cantidades de datos en memoria de fácil acceso y para realizar cálculos tediosos. Así es exactamente como funciona mejor: recordando una oración traducida hace cinco años, comparándola con la que se tiene, encontrando las diferencias, proponiendo una traducción (¡tristemente muy imperfecta!) o correcciones, contando las palabras en un documento, etc. Hay que reconocer que la computadora ha llegado a ser el colaborador irremplazable del traductor.

Sin embargo, para traducciones precisas de todos los significados y matices desde el documento fuente hasta la lengua de destino, mientras se crea la impresión de que la traducción es realmente un documento original escrito en la lengua de destino, los traductores experimentados son imbatibles. (¡Y ellos tienen un muy buen número de seguridad de empleo por delante!)

Pero todavía no hemos terminado: tenga el mismo documento traducido por diferentes traductores, incluso los superiores, y obtendrá distintas interpretaciones cada vez. ¿Qué versión es la correcta? Deje que el lector sea el juez… la traducción no es un proceso técnico; es un arte. Además, es recompensado con premios prestigiosos, tales como el Premio del Consejo de Artes de Traducción de Canadá… ¿qué más podemos agregar?


Arriba

 
image
image
image